Mi nombre es Amaya. 

No vivo en el campo, tengo una dieta mediterránea (a veces salpicada de rica comida basura), de media me estreso dos veces por semana, practico meditación (unos días sí y otros no), tiendo a hablar rápido, mi mesa de trabajo parece un huerto de post-it… 

Y soy muy slow.

Mi vida nunca ha sido demasiado intrépida, al contrario, he sido más bien de querer tenerlo todo controlado. Ahora ya no, ¡me sienta bien ser imperfecta!

Llevo a mis espaldas siete mudanzas, tres cambios de ciudad y tengo la suerte de tener una familia pequeña repartida por diferentes puntos del mapa. 

En casa formamos el equipo A&A, somos padres de una niña, la tercera A, y responsables de un gato, un B ¡en total somos 4! 

Sobre mi

Mi nombre es Amaya. 

No vivo en el campo, tengo una dieta mediterránea (a veces salpicada de rica comida basura), de media me estreso dos veces por semana, practico meditación (unos días sí y otros no), tiendo a hablar rápido, mi mesa de trabajo parece un huerto de post-it… 

Y soy muy slow.

Mi vida nunca ha sido demasiado intrépida, al contrario, he sido más bien de querer tenerlo todo controlado. Ahora ya no ¡me sienta bien ser imperfecta!

Llevo a mis espaldas siete mudanzas, tres cambios de ciudad y tengo la suerte de tener una familia pequeña repartida por diferentes puntos del mapa. 

En casa formamos el equipo A&A, somos padres de una niña, la tercera A, y responsables de un gato, un B ¡en total somos 4! 

Sobre mi

Todo empezó entre las paredes de agencias de publicidad y consultorías… allí viví mi primer encuentro con la enfermedad del tiempo.

En 2014 di el salto al mundo autónomo y llevo desde 2016 navegando libre en mi negocio, Soy Emoworker. Ese año mi vida personal y mi vida profesional dejaron de ir separadas y se convirtieron en una sola: mi vida lenta.

Empecé incorporando nuevos ritmos en mi día a día. Vi que había otra manera de hacer las cosas y trasladé esas ideas a mi modelo de negocio y a la que, hasta ese momento, era mi profesión, el marketing. 

De esa etapa de slow marketing, aún puedes consultar los post publicados. Además, entre ellos vas a encontrar a grandes personas y profesionales. Mi recomendación es que corras a conocer sus proyectos.

Muy poco tiempo después de lanzar mi negocio, sufrí un golpe de realidad al ser madre. Todo el mundo me hablaba de la falta de tiempo, parecía que había llegado el fin, pero yo estaba más conectada que nunca con mi objetivo. 

Claro que surgieron muchos nubarrones y muchas tormentas, de hecho no hace tanto de esto y aún sigo en modo borrasca pero, por fin, lo vi claro. Lo tenía delante, incluso antes de mi emprendimiento, pero no era capaz de verlo.

¡Para lograr la calma en este mundo de locos, necesitas aprender a gestionar el cambio! 

Me puse manos a la obra y me reinventé.

Esta web, y todo lo que sale de este proyecto, está libre de fórmulas y sólo es el resultado de haber metido en la coctelera: lo mejor que tengo para ayudarte, acorde a mi momento actual y, sin olvidarme, de lo que nos rodea. 

Exploradora de vida, en concreto, de vida lenta. Diseño a diario la mía propia y acompaño a personas ocupadas co-diseñando la suya.

Hago sesiones individuales de acompañamiento en gestión del tiempo, y también imparto charlas y formaciones que tienen como eje el desaprendizaje. 

De mi versión marketiniana, solo queda una faceta desde la que ayudo a emprendedores y pequeños negocios a gestionar mejor los ritmos de sus procesos. 

Me gustan los proyectos chiquititos en tamaño y grandes en valores. Si eres un profesional ocupado y quieres mejorar los ritmos de tu negocio para vivir más calmado y feliz ¡me encantaría conocerte! Mándame un email y cuéntame tu historia

También hago Emprendeterapia de grupo y soy todo oídos a colaboraciones en proyectos con los que comparto valores como el equilibrio y el bienestar. 

Si tenemos unos minutos para hablar, rápido detectaras que soy una soñadora, no puedo evitarlo y se nota. Así que comparto también por aquí mi sueño “que la vida lenta sea un aprendizaje base en los colegios y en los hogares, para asegurarnos una vida mejor”. 

Quizás tú lo tienes claro, y ves el tiempo más allá del paso de las horas y del sentimiento de la prisa. Para mí sigue siendo un proceso a fuego lento y no creo que pueda ser de otra manera para que esté bien cocinado. Eso sí, el resultado suele ser un regalo a los sentidos. 

¡Te espero al otro lado!

Muy de vez en cuando, mando emails en los que comparto ideas, reflexiones y novedades.

Además, todos los meses me tomo un té virtual con algunos suscriptores.

¿QUIERES SABER DE LO QUE HABLO? ¡SUSCRÍBETE!

He leído y acepto la política de privacidad

Los datos facilitados son tratados por Amaya García, como responsable de la web Soy Emoworker, con el fin de enviarte las newsletters e informarte sobre novedades, acciones especiales, publicidad, promociones y otra información de los servicios y/o productos ofrecidos en soyemoworker.com.

Si en el camino decides que lo que cuento no va contigo, en un solo click podrás darte de baja.