Se buscan colaboradores ¿eres emoworker?

Quiero conocer tu historia y, juntos, hacerla llegar a otros ¿me ayudas?

Siendo fiel a la lista de cosas que no quiero hacer como emoworker, y de las que te hablaba en mi último post, me apetece contarte dónde he estado metida las últimas semanas y qué estoy tramando para los próximos meses.

Los últimos días de julio se repartieron entre una “emergencia” familiar y unos días de descanso. Saber bajar el ritmo y tomarme las cosas tal y como iban llegando, convirtieron lo que parecía un plan de vacaciones frustrado en una escapada genial. He podido estar con los míos, cargar mi saco de abrazos y buenos momentos, pasear por la playa, dormir muchas siestas, leer e imaginar cómo será el otoño, y hasta comprarme ese detalle, que me gusta traerme todos los años a mi vuelta de vacaciones, para recordarme que empieza un nuevo curso.

Sin duda, las cosas no siempre son como uno ha imaginado pero eso no significa que no puedan pasar a la lista de vacaciones inolvidables. Además, qué narices, las vacaciones son muy necesarias pero lo importante es tratar de encontrar espacios de desconexión el resto del año. Yo te muestro los míos, y cómo se van sucediendo las semanas, en mi cuenta de Instagram.

De esa escapada, de la que te hablo, hace ya casi veinte días que llevo dedicados de lleno a pensar y planificar lo que será el último trimestre del año en Soy Emoworker. Serán meses de mucho slow marketing y de ayudarte a entender por qué incorporarlo como una estrategia, necesaria en tu plan emprendedor, para conseguir fidelizar en tu proyecto.

Estos son algunos de los temas en los que vamos a trabajar:

  • Aportar valor en cada decisión de marketing pero desde un enfoque más ético y más sostenible.
  • Poner al cliente en el centro de todo.
  • Dar importancia a lo cualitativo para ser capaces de que nuestros clientes disfruten consumiendo nuestros productos y servicios, cuidando hasta el mínimo detalle.
  • Confiar en que una comunicación real y sincera nos va a ayudar a sacar lo mejor de nuestras ideas de negocio.
  • Preocuparnos de los procesos y no solo de los resultados.
  • Reflexionar e interiorizar que no estamos solos en este planeta y que una pequeña decisión en positivo puede ser contagiosa y hacerse muy grande.

Todo lo anterior implica, necesariamente, que nos replanteemos nuestro estilo de vida y que adaptemos o reforcemos nuestro pensamiento sobre ello. La mayoría de nosotros hemos creado nuestros proyectos con el objetivo de encontrar un equilibrio entre nuestra vida personal y nuestra vida profesional, eso es lo que yo he llamado ser emoworker y, en los próximos meses, vamos a profundizar en esta idea con la ayuda de otros profesionales, que nos descubrirán nuevas ideas y cómo mejorar cada día: como emprendedor, en nuestro proyecto, con nuestros clientes y en nuestro paso por este mundo.

Si te sientes identificado con estas ideas y te apetece contar tu historia y aportarnos nuevos enfoques, mándame un email porque estoy deseando conocerla y que se la contemos a otros.

Espero que todo lo que está por venir te ilusione. Yo estoy poniendo todo mi esfuerzo para que así sea pero siempre digo que este proyecto no es nada sin ti, así que si, además, hay algo en lo que te gustaría que profundizáramos y trabajáramos en los próximos meses no tienes más que decirlo. Ya sabes, envíame email a hola@soyemoworker.com y lo revisamos juntos.

¿Nos cuentas más de ti? ¡Hasta pronto!

No hay Comentarios

Disculpa, la forma del comentario está cerrada en este momento.