slow life meditacion

Necesitas ir más despacio y la meditación te va a ayudar

Si te dijeran «existe un entrenamiento que no exige de herramientas especiales ni de un espacio concreto para realizarlo; que incluso puedes practicar en el momento del día que mejor te venga; solo o rodeado de gente; y que, además, te aportará muchos beneficios«, ¿no te lanzarías a responder con un «yo lo quiero, cuéntame cuál es«?

En este post vamos a hablar de entrenar la mente, igual que hacemos con nuestro cuerpo cuando salimos a correr o a practicar cualquier deporte. Cuesta mucho al principio pero, sin darte cuenta, en el tiempo consigues hacerlo de forma más natural.

La mente va con nosotros a todas partes, así que aprender a relajarla en cualquier situación, y a cambio de unos minutos recibir muchísimos beneficios, es algo que depende solo de nosotros.

En mi caso, estaba familiarizada con el yoga, lo practico desde hace años. La relajación, para finalizar cualquier sesión sí me funcionaba pero la meditación era algo que erróneamente asociaba con un estado de dejar la mente en blanco, al que ni siquiera tenía la curiosidad de llegar.

Poco después me encontré con otras formas de plantear la meditación que sí me seducían, probé y me atrapó. Ni mejores ni peores, simplemente, se acercaban más a lo que yo buscaba y comprendí que meditar no quita tiempo y que meditar es para todos.

Hoy en día la meditación forma parte de mi rutina diaria, y es una de las primeras tareas que hago al principio de la jornada. Me aporta calma, foco y bienestar y, mejor aún, es un recurso al que recurro muy a menudo para seguir haciendo malabares entre mi vida personal y profesional.

51_soyemoworker_martaloperena

Si te dicen que con solo 10 minutos al día puedes cambiar el día completo ¿no crees que debes darle una oportunidad?

¡Marta Loperena, de Felicidad de Bolsillo, me lo dijo a mi!

Ella ayuda a mujeres que trabajan a que consigan calmar su mente para que tengan más tiempo para ellas y vivan su vida con menos estrés.

Y, ahora sí, te dejo con ella…

 


(Post escrito por Marta Loperena, Felicidad de Bolsillo)

Necesitas ir más despacio y la meditación te va a ayudar

¡A mi me pasa como a ti!

Todo a nuestro alrededor se mueve deprisa. La información y tus comunicaciones nunca habían ido a este ritmo.

Envías un mail y a los cinco minutos estás refrescando el navegador para ver si te han respondido. O mandas un Whatsapp y miras si tiene el doble check azul, justo después de darle a enviar, para saber si tu amiga ha leído el mensaje.

La información también va a la velocidad del rayo. Quieres estar a la última en marketing y buscas maneras de trabajar que sean acordes a tus valores y al mismo tiempo te hagan ganar dinero. Y esta búsqueda te hace leer y analizarlo todo y te empiezas a agobiar un poco.

¿Estaré perdiendo clientes si no sigo el plan que todo el mundo hace?

¿Tendré menos suscriptores si no aplico estas técnicas?

Estos son mensajes que lees por las redes, y en los foros de Internet, y te generan inquietud y a mí también, te lo aseguro.

Y entras en bucle de ir deprisa en tu trabajo y en el resto de tu vida. Aumentas la velocidad en tu casa, con tu pareja, con tus amigas y con tu familia.

Comes deprisa. Quedas con tus amigas y mientras estás con ellas tienes la cabeza en la reunión de mañana con tu proveedor.

Caminas deprisa. Observa cómo vas de un sitio a otro. Seguro que parece que estés haciendo marcha atlética. Y me dirás “es que llego tarde y tengo prisa”.

Tu cabeza va a mil por hora

Tus pensamientos van a un ritmo super veloz. Si los vieras escritos uno detrás del otro, no podrías leerlos del tirón.

Así va tu mente.

Necesitas ir más despacio.

Tú quizás no te das cuenta ahora, pero si sigues yendo deprisa y queriendo llegar a todo lo que las redes te dicen que hagas, tu cuerpo te va a decir basta.

Así es como tu cuerpo te avisa de que tienes que frenar un poco

De la mejor manera que sabe hacerlo, enviándote señales de alerta. Por ejemplo:

  • Te cuesta conciliar el sueño
  • Tienes migrañas
  • Tu aparato digestivo se vuelve lento
  • Te duelen las cervicales y la espalda

Y también te avisa de estas otras formas:

  • Tienes mal humor
  • No pillas las bromas
  • Te enfadas a la mínima
  • No te ríes tanto como antes
  • Ya no disfrutas de las pequeñas cosas

Sabes que tus clientes se sienten cómodos contigo y confían en ti.

Te encanta tu trabajo y disfrutas al máximo creando contenidos nuevos.

Pero no le das importancia al ritmo veloz con el que vas todo el día y esto a corto plazo te va a pasar factura, te lo digo por experiencia.

Con el tiempo he aprendido a observarme y a identificar cuando empiezo a pisar el acelerador con demasiada frecuencia. La manera que tengo yo para observarme es meditando cada día un poco.

Meditar cada día te ayuda a vivir y trabajar de manera Slow

Meditar cada día te ayuda a vivir y trabajar de manera Slow. Marta Loperena Clic para tuitear

¡No te asustes!

No tienes que ir de naranja ni sentarte en la postura de loto. Tampoco tienes que ser simpatizante de ninguna religión.

El hombre y la mujer meditan desde hace miles de años. Es la manera más natural de conectarse con el presente y contigo.

Meditar no es dejar la mente en blanco. Es observar tus pensamientos y dejarlos ir, sin aferrarse a ellos.

Lo que hace tu mente es enviarte pensamientos o mensajes para llevarte al pasado y al futuro. Cuando meditas SOLO observas tu respiración.

Tu respiración es la herramienta que te va ayudar a estar en el presente.

Ahora lee despacio lo que viene a continuación.

Estos son los primeros pasos para empezar a meditar

Vamos a practicar juntas…

  1. Cierra los ojos
  2. Coloca tus manos con las palmas hacia arriba una encima de la otra, sobre tu regazo
  3. Relaja tu mandíbula
  4. Respira por tu nariz con normalidad
  5. Haz 5 respiraciones, que no sean profundas, que sean un poco más lentas y observa qué ocurre
  6. No te enfades cuando te vengan pensamientos, es lo que hace tu mente. Tú sigue observando tu respiración
  7. Abre los ojos

¿Ya lo has hecho?

¿Cómo te has sentido?

Has meditado durante 30 segundos aproximadamente.

Mi recomendación es que hagas una meditación entre 10 y 15 minutos al día.

Elige tu momento para meditar

imagen-2

  • Busca el silencio: apaga tus dispositivos  y las notificaciones de tu ordenador
  • Un lugar cómodo: sentada en una silla o con las piernas cruzadas en el suelo o sobre tu butaca favorita
  • Que nadie te moleste

Puedes practicar con las meditaciones guiadas que tengo en mi web. Te dejo aquí el enlace.

Si te cuesta ponerte y lo ves muy complicado, te traigo opciones:

  • Colorea láminas específicas para estar más en el presente: cuando tienes un lápiz en la mano y dedicas toda tu atención a rellenar de color ese dibujo, tu mente se ralentiza y baja de velocidad.
  • Pasea por un parque de tu ciudad o por el campo en silencio: camina de forma tranquila mientras observas tu respiración. Fíjate en los colores y el paisaje de tu entorno.

Conclusión

Está bien que nos guste lo que hacemos y queramos ver resultados, pero que esto no sea motivo de estrés.

Ir deprisa no es sinónimo de ser más productiva.

Aprende a ponerle freno a tu vida para que sea más Slow.

Cuando meditas estás en el presente, que es donde ocurre todo. Dejarás de hacerle caso a los pensamientos que te llevan al pasado y al futuro.

Ahora dime, ¿te han venido estas ideas a la cabeza?

¿Cómo voy a invertir 15 minutos al día en meditar si desde que me levanto tengo mil cosas que hacer y no tengo tiempo ni para mi?

Es normal. Te explico como puedes hacerlo.

Ya sé que vas a mil y tienes muchos frentes abiertos que necesitan de tu atención.

Cuando decides meditar, debes incluirlo en tus actividades diarias. Mi recomendación es que lo agendes en tu planning, le pongas una hora de inicio y de fin, como si tuvieras una cita con tu dentista.

Y que empieces con una semana. Cuando termines la semana, empieza con la siguiente.

De lunes a viernes 10 minutos al día y el fin de semana, puedes hacer actividades distintas, por ejemplo:

  • Colorear láminas para relajarte
  • Pasear y observar la respiración mientras caminas
  • Tumbarte boca arriba al lado de un árbol y observar las hojas desde abajo

Y esta otra…

¿Tendré que ir descalza y comprarme incienso para meditar?

No. La meditación no está sujeta a la práctica de ninguna religión ni creencia.

Meditar es observar la respiración.

Cada día más empresas incluyen en sus planes de recursos humanos tiempo y espacios para que sus trabajadores puedan practicar. Y también está presente en centros de enseñanza y colegios. Enseñar a meditar a los niños, les ayuda a gestionar sus emociones para relacionarse mejor con sus compañeros y profesores.

Si quieres introducir la meditación en tu día a día y no sabes por donde empezar, yo puedo ayudarte. Estoy creando un Curso On line específico para personas como tú. Profesionales con poco tiempo que quieren tener más calma mental para enfocarse en sus tareas y así no estar preocupados todo el día.

¿Te animas a meditar cada día un poco?

17 Comentario
  • Sandra Ontiveros
    Publicado a las 21:02h, 20 octubre

    Como me ha gustado este post!! Muchos días me doy cuenta de que no respiro adecuadamente. Tan sólo al leerlo me di cuenta de mi estado de estrés y que 10 minutos al día no toma mucho esfuerzo hacerlo. Felicidades a Amaya y Martha por esta información que nos llevan a un estado slow, que me doy cada vez más cuenta que no es para nada «lento», sino más bien una manera de vivir laboral y personalmente tomando conciencia y teniendo claro lo que se va haciendo y disfrutarlo!!

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 10:06h, 21 octubre

      Hola Sandra 🙂

      ¡10 minutos al día, pueden cambiar el día completo! Si lo vemos así, seguro que nos cuesta menos integrarlo en nuestro plan diario.

      Slow no es ir lento, es «sin parar pero sin prisa», disfrutando de cada paso y dando mucha importancia a los procesos. ¡Tú lo has definido perfectamente!

      Un abrazo fuerte

    • Marta
      Publicado a las 19:02h, 21 octubre

      Hola Sandra,

      Encantada de conocerte

      Gracias por tus bellas palabras

      Si es que vamos muy aceleradas 🙂
      Y solo nos damos cuenta de ello cuando te paras a respirar y fíjate que es una acción que hacemos de manera mecánica.

      Te invito a que te animes a practicar la meditación 10 minutos al día

      Hazlo a primera hora. Antes de ponerte a desayunar incluso

      Pruébalo unos días y nos cuentas

      Cualquier duda que te surjanpuedes ponerte en contacto conmigo y te ayudo

      Un abrazo fuerte

      • Sandra Ontiveros
        Publicado a las 15:45h, 01 noviembre

        Gracias Martha!! llevaba 3 días haciéndolo por las mañanas justo al levantarme, y rompí el fin de semana. Pero que bien sienta empezar el día con el cerebro bien oxigenado y centrada en el presente. Martha definitivo te seguiré y seguiré tus consejos!! 🙂 Al menos de lunes a viernes si que seguiré estas rutinas, estoy segura de que empezaré a ser más productiva y feliz!!

        • Marta Loperena
          Publicado a las 18:22h, 02 noviembre

          Hola de nuevo Sandra,

          Qué buenas noticias nos traes 🙂

          Cuánto me alegro que te hayas puesto a ello

          A meditar cada día 10 minutos.

          Te felicito por tu decisión y sobre todo por tu constancia

          Como lo tienes planteado está genial

          De lunes a viernes tendrás un horario más fijo, está bien que lo hagas por las mañanas

          Y el fin de semana que tendrás más lío en casa, puedes probar de «meditar mientras haces algo con las manos» por ejemplo:

          – colorear
          – decorar libretas
          – cocinar
          – hacer pan

          O también aprovechar si sales a pasear o a hacer excursiones.
          mientras caminas presta atención a tu respiración durante unos minutos. En silencio

          Ya verás que también es muy calmante y reconfortante

          Sandra,
          muchas gracias de nuevo por compartir tu experiencia con nosotras

          Estoy muy contenta por ti 🙂

  • Conchi
    Publicado a las 16:57h, 20 octubre

    Hola a ambas,

    Chicas creo que con esta colaboración habéis dado en el clavo. Para mí, que siempre he sido de ir súper deprisa, en plan Speedy Gonzalez, la meditación es la herramienta que me ha devuelto algo de cordura. Ahora, como dice Marta, cada vez que siento que me apresuro y vuelvo a las andadas, paro, medito un rato pequeño, y trato de seguir adelante, reconectada de nuevo. Eso, a parte de mi práctica diaria, que hago por las mañanas, nada más levantarme.

    Me ha parecido interesante, lo de practicar mientras coloreas. Seguramente me anime a probarlo 🙂

    Cuando emprendemos, hay plazos, procesos y periodos que no se pueden adelantar, tienen su propio ritmo y su curso. Por hacer de más o preocuparnos en exceso, no vamos a conseguir que los resultados lleguen antes, simplemente llegarán cuando tengan que hacerlo. Y esta es una lección que a mí me ha costado aprender 😉

    Gracias por este maravilloso post.

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 10:03h, 21 octubre

      Hola Conchi,

      ¡Cómo te entiendo porque yo también tuve mi época de ir por la vida en modo rápido! Precisamente, fue el estrés que esto me provocó, lo que hizo que parara en seco y tuviera que resetear.

      En el post Marta nos presenta señales para detectar que algo no marcha del todo bien. Cuando alguna de ellas aparece es necesario prestarle la atención que tiene pero, ser capaz de anticiparse, con herramientas como la meditación es una oportunidad.

      Efectivamente, en nuestros proyectos, los ritmos no siempre los marcamos nosotros pero sí está en nuestras manos el modo en el que nos enfrentamos a ello.

      ¡Muchas gracias por tu comentario!
      Un abrazo

    • Marta
      Publicado a las 18:19h, 21 octubre

      Hola Conchi,

      Me encanta que nos encontremos tan a menudo 🙂

      Qué importante es escuchar al cuerpo y hacerle caso.

      Y meditar es hacerlo «en vivo y en directo» porque cuando estas meditando, estamos solas con nuestro cuerpo y es el momento perfecto para «testearnos» y sentir.

      Colorear es una práctica genial para cuando no te apetece estar sentada y meditar
      Cuando tienes un lápiz entre las manos y vas llenando de color cada parte de la lamina, fijandote en no pasarte de la ralla y disfrutando de los colores. Es un momento de conexión muy bonito

      Te animo a que lo pruebes, Conchi

      Cuanto nos exigimos los emprendedores !,

      A mi la meditación me ayuda a ser paciente, a comprender que todo tiene un proceso y que los resultados no los voy a tener de inmediato

      Gracias por tu comentario

      Un abrazo grande

  • Tania
    Publicado a las 14:31h, 20 octubre

    ¡Hola a ambas (Marta y Amaya)!

    Hay un dicho que dice vísteme despacio que tengo prisa. Eso es lo que hago yo cuando queda poco tiempo y me pongo nerviosa. Porque conecto con el ahora, y eso te hace tener mejores resultados.

    Practico pilates desde hace 4 años, y la meditación la he hecho casi durante todo mi vida sin saber su nombre. Soy una persona muy reflexiva, y tengo grandes conversaciones conmigo misma.

    Me encanta salir a pasear, y centrarme sólo en la respiración es un ejercicio francamente reparador.

    Espero que puedas ayudar a mucha gente a través de tu curso online.

    Mil gracias por este post tan currado. Me encanta Amaya tu modo de entender la vida y por el ende el trabajo.

    ¡Feliz semana!

    Saludos.

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 09:08h, 21 octubre

      ¡Hola Tania!
      ¡Qué ilusión «verte» por aquí!
      Estoy de acuerdo contigo, muchas veces practicamos meditación sin saber que, en realidad, lo estamos haciendo. Si hay algo que me gustó de las meditaciones que Marta propone es que, precisamente, me ayudaron a darme cuenta de que todos podemos meditar y que es tan fácil de integrar en la rutina como uno quiera que sea.
      ¡Muchas gracias a ti por dejarnos este comentario!
      Seguro que nos seguiremos encontrando.
      ¡Feliz fin de semana!
      Un abrazo

    • Marta
      Publicado a las 17:33h, 21 octubre

      Hola Tània,

      Encantada de conocerte.

      Gràcies por compartir tu experiència aquí

      Me encanta lo que dices sobre que llevas tiempo editando sin llamarlo de ese modo.
      Así es. A veces la palabra «meditar» asusta a las gente

      Y puedes estar en el momento presente haciendo cualquier cosa cotidiana como el correr, cocinar o caminar por un prado.

      Gracias por tus bonitas palabras

      Yo también deseo que el Curso sea el «empujón» para que la gente con poco tiempo se anime a meditar cada día un poco

      Una. abrazo guapa

  • Roser
    Publicado a las 11:33h, 20 octubre

    Marta (y Arancha) muchas gracias por este post!

    Ayer pensé en ti, Marta. En la reunión de escuela nos explicaron que los niños hacen meditación cuando llegan del patio. 10 minutos, si llegan (porque aún no los aguantan jejej) pero que están contentísimos. Le he pedido a mi hija que me enseñe y hacerlo juntas, está emocionadísima!

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 09:02h, 21 octubre

      Hola Roser,
      ¡Gracias a ti por el comentario!
      ¡Qué bien que se empiece a educar a los niños de otra forma en las escuelas! El conocimiento es muy importante pero también lo es complementarlo con otras herramientas tan útiles para nuestro día a día, incluso para las relaciones con los demás.
      Un abrazo

    • Marta
      Publicado a las 17:25h, 21 octubre

      Hola Roser,

      Qué alegría leerte 🙂

      Gracias por dejarnos tu experiencia

      De los niños y niñas se aprende un montón.

      Ellos son grandes meditadores, dentro de su experiencia.

      Ellos cuando pintan o juegan están totalmente inmersos en lo que hacen. No se despistan por nada.
      ya puede caerse el techo que ellos siguen con sus juegos

      Cada día más escuelas están incorporando la meditación en sus aulas.

      Aprenden a estarse quietos y a relacionarse con sus compañeros de clase y profesores

      Te recomiendo un libro, quizás lo conozcas, para meditar con niños, se llama:

      «Tranquilos y atentos como una rana»

      Es para meditar en familia.

      A mis clientas que son madres y algunas tienen hijos muy inquietos les digo que mediten con sus hijos, aunque sean pausas de 5 minutos.

      Los niños copian todo. Si ven que tu meditas, les encantará hacerlo juntas

      Ya me dirás que tal os va juntas
      una abraçada guapa

  • Lou
    Publicado a las 11:10h, 20 octubre

    Qué maravilla Marta (y Amaya por acercarla a tu rincón 2.0)
    Mucha suerte con el curso online, hay muchas personas que están buscando cómo conciliar el trabajo mental con el jaleo diario y una introducción «para personas ocupadas» seguro que tiene un éxito rotundo.
    Entre todas poco a poco podemos.
    Un abrazo enorme a las dos ♥
    Lou

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 08:58h, 21 octubre

      ¡Hola Lou!
      ¡Claro que podemos! Poco a poco y acompañados.
      Un abrazo fuerte!

    • Marta
      Publicado a las 17:17h, 21 octubre

      Hola Lou,

      Gracias por tu comentario 🙂

      Me hace muy feliz que te guste el post.

      Es verdad que trabajamos en demasiadas ocasiones a destajo y no nos damos «el espacio para parar en el trabajo» y esto al final nos pasa factura

      He creado el Curso (que en breve estará a la venta) para que quien vaya a mil por hora, que somos la mayoría, tenga unas pautas y una ayuda externa que le ayude a meditar todos los días

      Mi granito de arena para ayudarnos a calmar el ajetreo mental que todas llevamos dentro 😉
      abrazo grandes guapa Lou