cómo aplicar estrategia slow en tu negocio

¿Cómo empezar a aplicar una estrategia slow en tu negocio?

Parece que utilizar la palabra slow se está poniendo de moda: slow food, slow branding, slow marketing, slow fashion, slow work, slow city, slow design…

Slow no es sinónimo de ir lento. Slow es encontrar el ritmo adecuado a las cosas que nos gustan y a las cosas que importan. 

Podríamos correr el riesgo de convertir esta idea en un concepto vacío si la empezamos a utilizar sin sentido pero ¿no crees que, efectivamente es algo que podemos aplicar a muchas de las facetas de nuestra vida?

¡No desaprovechemos su potencial!

Este es mi propósito esta temporada: ¡Emoworkers, quiero que hablemos de emprendimiento, negocio y marketing desde un enfoque slow!

¡Empezamos!

La semana pasada comenzamos hablando de Los 3 Pilares Básicos del Emprendimiento Slow y esta semana, nos ponemos manos a la obra, y lo enfocamos a negocio.


¿Por qué es útil aplicar un enfoque slow en tu negocio?

Si buscamos negocio en la RAE encontraremos una definición muy pobre:

“Ocupación, quehacer o trabajo”.

Y si lo buscamos en wikipedia, la cosa empieza a matizarse pero aún así podríamos decir que no es completa del todo:

“Un negocio consiste en un método de formar u obtener dinero, a cambio de productos o servicios. Se llama también negocio a cualquier actividad comercial que se ha pensado y que se desea desarrollar”.

Si eres emoworker, es muy probable que tu negocio sea aún más concreto, que sea un negocio personal nacido de la necesidad de poner tu pasión y tu talento al servicio de los demás, más allá de los números; y de emprender desde los valores y desde el corazón.

Si tienes un negocio personal necesitas que tu estrategia de negocio tenga un enfoque slow. Clic para tuitear

De nuevo unimos las cosas que te gustan con las cosas que te importan y, como decíamos al principio, aquí las prisas nunca podrán ser unas buenas compañeras.

Por eso, y por muchas otras razones que iremos viendo en los próximos meses, te propongo que vayas dando un enfoque más lento, slow, a tu estrategia de negocio, esa que te ayudará a alcanzar tus objetivos.

Si no te quieres perder nada, y aún no estás suscrito a Soy Emoworker puedes hacerlo desde aquí.


Los 5 pasos para comenzar una estrategia slow en tu negocio personal

A continuación, voy a compartir contigo los 5 pasos que yo utilizo para dar un enfoque slow a mi estrategia.

No los tomes al pie de la letra, quédate solo con lo que creas que puede ayudarte en tu proyecto ¡será la mejor garantía para que funcione!

Paso 1. ¿A qué dedicas tu tiempo?

Necesitas pensar y analizar cómo estás ocupando tu tiempo.

Mi recomendación es que hagas una lista de todas las tareas que estás desarrollando, incluidas las que gestionas aunque no ejecutes (por ejemplo, si tienes subcontratada alguna de ellas).

Te va a ayudar a poner los pies en el suelo ¡de muchas de ellas ni siquiera serás consciente!

Una vez hecha la lista, indica al lado de cada tarea el tiempo estimado que le dedicas.

Paso 2. ¿Cómo podrías ajustar los tiempos para vivir mejor y obtener mejores resultados?

¿De verdad crees que todas las tareas que realizas son necesarias?

¿Y de las que sí crees que los son, has pensado cuáles suponen una necesidad real y cuáles simplemente son necesidades que otros te han creado?

Una vez te hayas respondido, vuelve a la lista anterior y, al lado del tiempo estimado, señala si esa tarea concreta te está acercando o no a tu objetivo de negocio.

Además, entre todas tus tareas encontrarás varias que no te acercan directamente a él pero que sí son imprescindibles para su correcto funcionamiento ¡también son importantes!

Intenta ordenarlas por importancia o prioridad y, siempre que sea posible, empieza a hacer limpieza tachando por abajo.

Y una última idea, ¿eres capaz de encontrar espacio para la reflexión? Anótalo en tu sistema de planificación (agenda, estatus, planning, papel o digital…) y trata de respetarlo ¡se puede convertir en un oasis de inspiración para tu negocio!

¿Cómo te has sentido? 😉

Es un ejercicio que, al menos a mi, siempre me aporta calma, foco y sensación de control.

Paso 3. ¿Crees que las tecnologías podrían ser tus aliadas para realizar las tareas que van quedando?

No hay ninguna duda de que la tecnología nos ayuda a romper con los límites geográficos y facilita los tiempos aunque… mal gestionada nos roba muchos minutos al día.

Un buen ejercicio es intentar encontrar el equilibrio:

  • Intenta combinar el uso de las tecnologías con actividades que también te permitan desconectar. Solo tú sabes bien cuáles son y, si aún no las tienes identificadas ¡esta debería ser una de tus próximas tareas principales! ¡Te puede cambiar la perspectiva diaria!
  • No se trata de estar en todas las redes porque otros dicen que hay que estar ni por miedo a perder oportunidades. Ganarás mucho más si tratas de probar, pensar en términos de estrategia de negocio y estar solo en las adecuadas.

Así que mi propuesta es alargar #offisthenewin al resto del año y estar solo donde obtienes los mejores resultados en relación calidad-tiempo-oportunidad.

Paso 4. ¿Es posible ajustar el tiempo que vas a dedicar a cada una de las tareas de la nueva lista?

Aplicando los pasos anteriores, en tu lista solo habrán quedado tareas que te acercan a tus objetivos de negocio, tareas imprescindibles, espacios para la reflexión y espacios para la desconexión.

Ahora, intenta revisar el tiempo que te lleva cada una de ellas, y piensa si el reparto es adecuado ¡aún puedes reajustarlo!

Paso 5. ¿Cómo puedes adaptarte a la nueva situación?

Siempre me gusta insistir en que yo no soy maestra de nadie, que lo ideal es que cada uno encontremos nuestro propio método, pero sí hay dos aspectos que quiero que reflexiones en este paso 5.

La nueva lista de tareas supone cambios ¿afectan estos a los cimientos de tu negocio?:

  • ¿Modifican tu propósito y tu propuesta de valor?
  • ¿Afectan a terceros (tu comunidad, tus clientes, tus proveedores, tus colaboradores…)? Si es así, tendrás que pensar cómo hacerles partícipes y comunicárselo.
  • ¿Implica una revisión de los procesos y de los recursos que empleas?

En alguna ocasión, incluso puede que necesites dar un paso atrás y reflexionar sobre alguno de los cambios, al darte cuenta de que quizás no te acercaban a tu objetivo tanto como tú pensabas.

Hasta ahora tienes una lista provisional. Solo podrá ser definitiva (y nunca del todo) cuando hayas analizado todas las implicaciones.


¡Ojalá estos 5 pasos te ayuden a simplificar y supongan una oportunidad en tu negocio! He querido compartirlos contigo porque a mi sí me funcionan.

Si tienes dudas, estaré encantada de ayudarte a resolverlas.

¿Qué estrategias utilizas tú en tu negocio personal para acercarte a tu objetivo? ¡No dudes en participar en los comentarios! 

No hay Comentarios

Disculpa, la forma del comentario está cerrada en este momento.