branding

Branding: ¡muestra quién eres!

Hay un aspecto fundamental que nos ayuda a diferenciarnos, y que merece ser tenido en cuenta desde el inicio de un proyecto: el branding.

Vamos a dedicar el mes de abril a hablar de ello con diferentes profesionales, que nos aporten una visión amplia sobre lo que significa y todas las oportunidades que nos ofrece.

Cuando se trata de pequeñas empresas, incluso de negocios personales, hablar de branding parece algo externo, que no nos corresponde porque está reservado para las grandes compañías.

¡Estamos equivocados!

En proyectos como los nuestros tiene mucha relevancia el ser capaces de mostrar nuestra esencia, nuestra manera de hacer, como elemento diferenciador más allá de un logotipo.

Necesitamos ser capaces de trasladar eso que somos, eso que hacemos, a una marca que lo represente, que nos represente, y que enganche con un nicho concreto de clientes.

Si somos capaces de lograrlo estaremos diciendo en el mercado:

¡Oye, aquí estoy y esto es lo que tengo para ti que, como ves, es diferente a otras alternativas! Clic para tuitear

Todo esto, además, lo tenemos que hacer en un mar de voces que están queriendo decir lo mismo que nosotros, aunque no sea de la misma manera, y tú necesitas sobresalir y que sea justo tu voz la que se escuche.

El siguiente paso es crear una relación estrecha con quien está al otro lado, y aquí intervienen muchos más aspectos fuera de lo que es la primera impresión visual: es tu forma de hacer, tu forma de resolver.

De todo esto y mucho más nos habla Lucía Irureta en el post de hoy. 

Ella es la profesional que me ayudó a que esta web sea así de bonita, y a dar sentido y forma a la idea que siempre había tenido en mi cabeza.

Su estudio lo completa un equipo estupendo de expertos, todos enfocados a ayudar a emprendedores y pymes a construir una imagen de marca que aporte valor a nuestros productos y servicios.


(Post escrito por Lucía Irureta, Lucía Irureta Design Studio)

Branding: ¡muestra quién eres!

Si estás leyendo este blog, apostaría que tienes un proyecto entre manos. Un negocio que te apasiona, una vocación que quieres mostrar al mundo o una idea estupenda que convertir en profesión.

Todo empieza como un sueño personal, que luego vas madurando hasta que parece viable y realista. Ya tienes un producto (o un servicio), ¿y ahora qué?

Ahora llega el momento de la verdad. Tienes que presentarte ante tu público. Explicarles qué es lo que ofreces, por qué deberían prestarte atención y qué es lo que te hace tan especial. En definitiva, necesitas una marca.

Cuestión de personalidad

Tal vez todo eso de las “marcas” te suene muy lejano. Algo propio de las grandes empresas, como Nike, Apple o Zara, que mueven millones de euros al año, cotizan en bolsa y dedican presupuestos estratosféricos al marketing.

¡Nada más lejos de la realidad!

Construir una marca está hoy al alcance del más pequeño de los emprendedores. Es, no solo una posibilidad, sino casi una obligación. De hecho, la construcción de marca (o “branding”) es algo que estás haciendo, casi sin darte cuenta, en cuanto te lanzas a emprender y tomas contacto con tus clientes potenciales.

Tu branding habla a los demás de quién eres. Es tu carta de presentación y también el sabor de boca que dejas en tu público cada vez que entran en contacto contigo. Puedes pasar del tema, y esperar que todo “salga bien”, sin más, o puedes tomar el toro por los cuernos y lanzarte a construir branding desde el principio, con una intención, una estrategia y un fin.

Tu marca es mucho más que tu logo; es también el sabor de boca que dejas en un cliente cada vez que tratas con él.

Tu marca es también el sabor de boca que dejas en un cliente cada vez que tratas con él. Clic para tuitear

Logos y mucho más que logos

Por si todo esto te parece demasiado abstracto, te hablaré ahora de cosas concretas. Ejemplos claros donde se ve el papel y el poder del branding.

Porque, no nos engañemos, como diseñadora sé que al hablar de marca o de identidad corporativa, muchos emprendedores piensan de inmediato en una cosa: el logotipo.

El logotipo es una pieza fundamental de tu branding, desde luego. Pero reducir una identidad a un logo es como pensar que una persona es su avatar de Twitter.

Más allá del logo, hay unas cuantas cosas que te conviene cuidar si te tomas en serio tu branding. Mi consejo: encarga a un diseñador el desarrollo de todo un sistema de identidad gráfica, que hable de ti en cualquier interacción que tu marca entable con su público.

Esto incluye tanto los escenarios offline como los “virtuales”; tanto la calle como las redes sociales.

Si vas a abrir una tienda física, tu branding visual aparecerá en el rótulo, en el diseño interiorista, en las etiquetas, en las bolsas y el papel de embalar…

Si tu negocio va a ser online, no olvides los avatares, colores y cabeceras de tus redes sociales; tu página web, los post de tu blog, las tipografías que escoges para dirigirte a tus lectores y el diseño de tu newsletter…

Como ves, todo suma en esa identidad que elegimos para relacionarnos con los demás. ¿A que no vistes igual cuando vas a una boda que a una entrevista de trabajo o al cine con tus amigos? Lo mismo ocurre con tu marca: quieres controlar la percepción de tu cliente, y por eso vas a diseñar una “cara” que te ayude a venderte.

¿Y qué vas a conseguir con todo eso?

Llamar la atención. Ese es el primer paso, lo más importante en el momento del estreno. Ábrete paso entre tus competidores y di “eh, aquí estoy yo!”.

• Distinguirte. Si quieres que te hagan caso y quieres vender, necesitas ofrecer algo distinto. No importa que ya existan muchos que hacen algo parecido: tú eres especial. Pero tienes que saber transmitirlo.

Comunicar tus valores. Tu branding no solo será llamativo y molón, dirá cosas sobre ti y sobre lo que ofreces. ¿Vendes vida sana y valores ecológicos? Hecho. ¿Quieres transmitir rapidez, eficacia, potencia? Adelante. ¿Tu marca implica elegancia, delicadeza o sofisticación? El diseño gráfico te lo pondrá fácil.

• Ser atractivo. El branding visual no tiene por qué ser bonito; pero si conviene que sea atractivo. Un logo atractivo prende en las retinas de tus clientes potenciales y es el inicio de una hermosa amistad con tu marca. Ofréceles un universo sensorial que les deje con tu aroma en la memoria, para que vuelvan a por más.

• Ser recordado. Seguro que has experimentado alguna vez el bochorno que te invade cuando te encuentras con alguien que deberías conocer… y has olvidado su nombre. Es embarazoso, porque olvidar la identidad de una persona es como negar su misma existencia. Lo mismo ocurre con tu negocio. Para conseguir que tu público no te olvide al poco de conocerte, necesitas una marca, y no una marca cualquiera.

Y aún diría más, con un buen branding puedes conseguir algo muy valioso…

… Emocionar

A un lector de este blog no tengo que explicarle la importancia que han alcanzado las emociones en el marketing contemporáneo. Hoy no basta con mostrar las ventajas de un buen producto a tu cliente; para llegar a él, para tocar su corazoncito y hacerte un hueco en su vida, tienes que emocionarle.

Ofrécele algo más que un producto; ofrécele sensaciones, historias, experiencias… emociones. Dulzura, vitalidad, frescura, optimismo, placer…, son intangibles que pueden seducir a tu público. Consigue que asocie tu marca a imaginarios emocionales poderosos, y ese público se convertirá en cliente fiel.

Y lo mejor de todo, es que esto no depende solo del trabajo de tu diseñador de cabecera. Los valores de tu marca permean cualquier interacción que establezcas: está en el tono que empleas al escribir una newsletter, en el trato directo con el cliente o en tus Stories de Instagram.

Cualquier exposición pública de tu marca, o de quienes la representan, está construyendo —o destruyendo— branding. Está hablando de quién eres, de cómo eres y de cuál es tu papel en esa escena que es el mercado. De ti depende elegir el mejor atrezzo y el mejor guión para reclamar tu puesto de protagonista en la historia.

Web Lucía Irureta Design Studio

Instagram


¿Aún crees que el branding está reservado solo para las grandes empresas o ha sido uno de los primeros pasos en los que has trabajado en tu negocio? Te esperamos en los comentarios. 

GuardarGuardar

20 Comentario
  • Marta Viera
    Publicado a las 15:40h, 19 abril

    Hola a las dos.
    No puedo estar más de acuerdo con vosotras.

    Me encantaría poder explicar con palabras el vivir la «magia» que sucede en todos los ámbitos de un negocio o empresa cuando ha trabajado su marca y esto queda puesto de manifiesto en su branding. El contacto con ella –sea como fuere, incluso el más nimio–, comunica ya en muchos niveles buena parte de lo que hay detrás. Seguro que en vuestro trabajo lo habéis vivido. Y seguro que estáis de acuerdo conmigo en que es genial.

    Poder explicar que dentro de esos contactos existen declaraciones de principios de la propia marca (o deberían existir, porque es lo que le hace única y da voz) que hay que saber sintetizar y diseñar para poder emocionar y alcanzar la atención de su cliente. Por eso es tan necesario que una marca se conozca profundamente a así misma.

    Gracias por el post.
    Saludos

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 10:23h, 20 abril

      ¡Hola Marta!

      Yo creo que tus palabras han descrito muy bien esa magia que, una vez se prueba, hace que las piezas encajen y no puedas dejar al azar ninguno de los pasos.

      Un abrazo muy fuerte

  • Alexandra Dacier
    Publicado a las 21:30h, 12 abril

    El tema del brandig aún no lo pongo en práctica. Creo que din duda alguna es importante comunicar desde nuestra propia esencia, hacer las cosas desde el corazón para nosotros y luego para otros. Me encantó como describes cada uno de estos puntos.
    Saludos.

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 16:24h, 17 abril

      ¡Hola Alexa!

      Estoy segura de que, aunque aún no hayas avanzado con el branding, sí que has dado grandes pasos a nivel de autoconocimiento y eso ya es mucho ¡estás en el camino!

      Un abrazo

    • Lucía
      Publicado a las 13:23h, 18 abril

      Hola Alexandra, gracias por tu comentario. Sí, es muy importante trabajar la base antes de empezar con cualquier proyecto. El branding, tal y como comento en el post, no solo es la parte visual, por lo tanto, seguro que vas fenomenal y todo lo que estés trabajando ahora te servirá para el desarrollo siguiente.

      Un fuerte abrazo y si tienes alguna duda, escribe!

  • Norexabet Gomes
    Publicado a las 12:34h, 12 abril

    Al final en el mundo online todo es un conjunto, y que necesario es trabajarlo como tal, aunque cueste un poco. Quizás no lo parezca pero el branding es el punto de partida, son lo cimientos del proyecto, de allí surge todo. Me ha encantado el post 😉

    Un abrazo para las dos

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 16:22h, 17 abril

      ¡Hola Norexabet!

      ¡Qué ilusión recibir tu comentario!

      Yo creo que el trabajo conjunto es tanto a nivel online como offline. Sin ello no hay coherencia y sin coherencia perdemos sentido. Una buena base es el principio del trabajo bien hecho, y ayuda a que todo sea mucho más sólido.

      ¡Un abrazo fuerte!

    • Lucía
      Publicado a las 13:34h, 18 abril

      Exacto! No lo has podido describir mejor. Veo que tienes muy clara la idea. Un abrazo y si necesitas ayuda, ya sabes donde encontrarnos!

      ¡Un besazo!

  • Adela Emilia Gómez Ayala
    Publicado a las 07:57h, 11 abril

    Hola Amaya, un post muy reflexivo, sin duda.

    Aunque a decir verdad, para mi el tema del branding es complicado de poner en práctica.

    Tengo muy claros cuales son mis valores y lo que pretendo transmitir, pero de ahí a que eso sea algo tangible por el público, lo veo complicado.

    Quizá mis lectores lo perciban y yo no lo note porque no se refleje de momento económicamente.

    En cualquier caso es obvio que el branding es necesario si quieres comerte una rosca, aunque sea a largo plazo.

    Un afectuoso saludo

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 16:19h, 17 abril

      ¡Hola Adela!

      Te animo a que, cuando puedas y estés preparada, te apoyes en un profesional del branding que te ayude a transmitir esos valores de los que hablas ¡es magia!

      Un abrazo

    • Lucía
      Publicado a las 13:44h, 18 abril

      Hola Adela,

      Si ves que tienes problemas, a lo mejor con un buen mentor o un servicio de guía previa como el que ofrecemos nosotros te puede servir de ayuda para dar forma a tu proyecto y saber cómo trabajar tu marca. Si tienes alguna consulta, no dudes en preguntar.

      Un abrazo,

  • Mar Navarro
    Publicado a las 20:49h, 06 abril

    Gracias por este post, el branding es una asignatura que reconozco que tengo descuidada y me viene bien leer posts como este a modo de recordatorio. Aunque aún soy novata en el mundillo, me doy cuenta de la importancia que tiene y me entran ganas de trabajar más en mi propia marca, para poder llegar al público de una forma más eficaz.

    Me ha gustado mucho lo que ha comentado Lucía sobre las emociones, creo que al final nos estamos dirigiendo a un público que al igual que nosotros siente (y ‘padece’) las experiencias que la vida les trae, y al final lo que nosotros buscamos es ofrecer a la gente una experiencia que sea agradable y positiva, que enganche y que sobretodo les ayude en algún aspecto de si mismos. De ahí que las emociones constituyan una herramienta indispensable para llevar a cabo esta labor con éxito.

    Un abrazo,
    Mar

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 10:13h, 07 abril

      ¡Hola Mar!

      Es muy bueno que seas consciente de la importancia que tiene, y seguro encontrarás el momento perfecto para trabajarlo.

      Como tú dices, nuestro público es humano y las emociones no pueden dejarse a un lado si queremos conectar.

      Un abrazo fuerte

    • Lucía
      Publicado a las 13:47h, 18 abril

      Hola Mar,

      No dejes el Branding para el final. Es la base de todo, es lo que hará que asientes la idea, sepas a quién te has de dirigir y cómo. Analizar todos eso aspectos es fundamental.

      Para poder conectar con las emociones de tus clientes has de conseguir empatizar y así los conquistarás sin esfuerzo y sin tener la sensación de que estés forzando las cosas.

      Si tienes alguna duda, escríbeme!

  • Pilar Santisteban
    Publicado a las 12:26h, 06 abril

    Branding y emociones, dos conceptos que siempre deberían ir unidos.

    Sigo a Lucía desde hace un tiempo y lo cierto es que crea marcas que inspiran de verdad.
    Estoy convencida de que una estrategia ganadora siempre será la que se base en emociones.

    Me ha parecido exquisito el post.
    Gracias a las dos.

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 10:11h, 07 abril

      ¡Hola Pilar!

      ¡Sin duda! Son una combinación ganadora.

      ¡Qué te voy a decir yo de Lucía! Captó la esencia de mi proyecto al vuelo y la supo materializar tal y como yo la tenía en mi cabeza.

      Muchas gracias por tu comentario

      Un abrazo

    • Lucía
      Publicado a las 13:49h, 18 abril

      Gracias por tus palabras Pilar. Celebro que te guste el trabajo que hacemos.

      Un beso fuerte!

  • Conchi S.
    Publicado a las 13:31h, 04 abril

    Hola chicas,

    Me quedo, sobre todo, del texto de Lucía, con el tema de extrapolar sensaciones que creemos impensables, a partir de una imagen. Por ejemplo, evocar olores o sabores a través de nuestras imágenes. Con eso conseguimos llegar más allá con nuestra comunicación, transmitir muchas más cosas a la vez que lo que quizá podemos decir con palabras, porque a veces la gente no escucha. Pero ve, siente y se emociona. Y en ese caso, cuando hemos captado su atención, entonces presta atención a lo que tenemos que contarle.

    Creo que es bueno preocuparse y, mejor dicho, ocuparse del branding de tu marca, aunque estés empezando, porque, aunque lo hagas desde cero, se puede empezar a dar pequeños pasos en la dirección correcta o todo lo contrario.

    Gracias y un saludo grande para los dos.

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 11:38h, 06 abril

      ¡Hola Conchi!

      La capacidad que tienen las imágenes (y los textos) de evocar sensaciones es maravillosa. No es fácil conseguirlo pero si se logra los resultados son increíbles. Imagino que todos somos capaces de recordar imágenes que lo han logrado ¡quedan grabadas!

      Lo ideal es ir dando pasos, y acompañar esas imágenes de acciones que refuercen todo eso que queremos transmitir. Hacerlo desde una base sólida siempre es un idea fabulosa.

      Un abrazo fuerte

    • Lucía
      Publicado a las 13:51h, 18 abril

      Gracias por tu palabras Conchi,

      Veo que tienes la idea muy clara. Lo importante es asentar las bases y saber a donde vamos, poco a poco todo va tomando forma.

      Es imprescindible la coherencia. Un vez creada la vase, que todo tenga una continuidad.

      Un fuerte abrazo,