slow-marketing-preguntas

Slow marketing, ¡otra forma de planteártelo!

Ya sabes que en Soy Emoworker digo a gritos que ¡otra forma de trabajar es posible! Lo digo porque lo vivo a diario y otros emprendedores me lo confirman. Y hoy quiero hablarte de otra forma de trabajar, desde mi especialidad, el slow marketing.

Para mi, marketing es sinónimo de aportar valor. Si esto es así, de inicio, marketing implica algo positivo ¿cuál es el problema? ¿por qué a veces no se consigue? Hay dos razones principales:

  • Cómo lo aplica la empresa.
  • Qué valores tiene en cuenta el cliente a la hora de tomar una decisión de compra.

¿Qué podemos hacer? 

En relación a cómo lo aplica una empresa, desde el punto de vista emprendedor, tenemos mucho trabajo pendiente y un camino precioso por delante. En un negocio que nace de nuestra cabeza, y en muchas ocasiones de nuestras tripas, y en el que no siempre podemos gozar de presupuestos amplios, no hay lugar para un marketing a lo loco.

Aplicar un buen marketing a nuestro proyecto implica necesariamente sentarnos a pensar, antes de tomar decisiones y, una vez tomadas, entrar en acción y analizar resultados.

Parece muy obvio lo que digo pero es que ¡toma nota!: NO DEBEMOS SALTARNOS NINGUNO DE LOS PASOS.

Tampoco se trata de coger un poco de allí, otro poco de aquí, sino de saber qué es lo mejor para nuestro caso concreto con nuestro punto de mira siempre en los deseos del cliente.

Hoy en día, de una manera u otra, todos tenemos nuestras necesidades más básicas, más o menos cubiertas y lo que buscamos al adquirir productos y servicios, suele ir más allá de esa necesidad y convertirse en un deseo, en la búsqueda de una experiencia.

Por eso no son las necesidades de nuestros clientes sino sus deseos los que no podemos perder de vista, donde se encuentran las oportunidades, y en los que tenemos que trabajar.

No son las necesidades de nuestros clientes sino sus deseos los que no podemos perder de vista… Clic para tuitear

Una vez tenemos claros esos deseos y nos lanzamos a ayudar a nuestros clientes a que los cubran, entra la creatividad en nuestra respuesta. Además, si no personalizamos y alineamos nuestras ideas con nuestros clientes y nuestros proyectos, seguro que no daremos con las soluciones adecuadas.

Y cuando estemos en marcha, no nos quedará más remedio que definir unos parámetros mínimos de control que nos permitan mantenernos en la mejora continua y obtener información útil.

Adoptando un enfoque slow en tu estrategia de marketing, seguro que vas a replantearte una y mil veces los por qué y los cómo de lo que tienes entre manos y lograrás ser más eficiente en tus decisiones.

Un enfoque slow en tu estrategia de marketing te ayudará a tomar mejores decisiones. Clic para tuitear

¿Hay algo que siempre debas tener presente?

Mi consejo es que recopiles todas las pistas posibles para ser capaz de anticiparte a tus clientes y sorprender. Esta es la forma en la que podremos trabajar en la segunda de las razones, de las que te hablaba al principio. Te la recuerdo: Qué valores tiene en cuenta el cliente a la hora de tomar una decisión de compra.

Si los conocemos seremos capaces de ir por delante. Si, además, a través de nuestras acciones de marketing somos capaces de transmitirles los nuestros y convencerles de que, con lo que ofrecemos, van a salir beneficiados ¡mucho mejor!

En esta segunda idea es donde también tenemos qué reflexionar. Cada uno, en su proyecto, decide qué valores quiere transmitir. Yo en Soy Emoworker lo tengo claro: ético y sostenible.

Como siempre te digo, céntrate en las cosas importantes y poco a poco irás sabiendo cuándo puedas centrarte en el resto. Para ayudarte a ello, y como resumen, descarga este documento que he preparado para ti.

Te espero al otro lado por si tienes alguna duda o quieres consultarme algo. ¿Charlamos?

Compártelo


Suscríbete y recibirás píldoras de slow marketing para fidelizar.

Posts Relacionados

1Comentario

Publicar un comentario