marcas generosas

El poder de conexión de las marcas generosas

Cuando uno prueba algo y sabe que le sienta bien, ¿por qué no reforzarlo y sacar el máximo provecho?

Ser generosa conmigo misma me ayuda a recordar que yo soy importante, que necesito escucharme y permanecer atenta a las señales para cuidarme.

Pero es que… ¡ser generosa con los demás es la bomba!

Es un aprendizaje constante y, como la mayoría de las veces no esperas algo a cambio, de vuelta, recoges cosas maravillosas.

Con las marcas pasa exactamente lo mismo.

Nuestra razón de ser son los clientes. Ellos son los que nos permiten seguir cumpliendo nuestro sueño de sacar adelante nuestra idea y mantener el estilo de vida que hemos elegido. O, simplemente, cumplir los objetivos que nos hemos marcado en un momento concreto.

¿No crees que los clientes se merecen que seamos súper generosos con ellos ?

De aquí surge una idea que te recomiendo que no pierdas de vista en tu día a día:

Generosidad + Gratitud, en realidad, son una sola G

Generosidad + Gratitud, en realidad, son una sola G Clic para tuitear

Porque si los clientes han decidido estar y quedarse, seguro será porque tú primero has dado de forma generosa, y lo que recibes a cambio, como agradecimiento, es:

  • Una parte valiosa de su tiempo.
  • Un intercambio en forma de dinero.

Si colocamos a los clientes en el centro de nuestras decisiones, será mucho más fácil que seamos capaces de humanizar nuestra marca, empatizar, y conectar.

Para poder hacerlo, necesitamos manejar toda la información posible sobre sus necesidades y deseos.

¡Ojo! No solo del cliente ideal sino también del cliente real.

  • Preguntas y respuestas
  • Mapas de empatía
  • Cuestionarios…

Son muchas las herramientas.

Si necesitas ayuda para analizar a tu cliente, ideal y real, no dudes en ponerte en contacto conmigo para que te cuente más sobre el servicio de Asesoramiento Personalizado, que ofrezco en el Slow Atelier.

Está basado en preguntas y respuestas, adaptadas a tu negocio. Te ayudarán a definirlo mejor y detectar las diferencias para ser capaz de tomar decisiones. Además, conseguirás:

  • Foco
  • Simplificación
  • Relaciones fuertes

Una vez tienes toda esta información, toca entrar en acción para que no quede en unas palabras escritas y nos devuelva resultados.

¿Cómo podemos conectar con nuestros clientes desde la generosidad?

Nuestras acciones no son aisladas y nuestra imagen es el resultado de lo que hacemos día a día.

¿Quieres que tus clientes te perciban como una marca generosa? Clic para tuitear

Si quieres que te perciban como una marca generosa, no dejes nunca de ofrecer:

  • Soluciones sencillas: pensadas para facilitar al máximo la vida de tus clientes.
  • Contenido de valor: con el que ayudas a tus clientes a satisfacer sus expectativas.
  • Innovación: en tu marca, en tu oferta, en tu mensaje, en tus canales…

 Sin olvidarnos de la parte emocional…

  • Tenemos que manejar información sobre el corazón al que queremos llegar.
  • Necesitamos ser humanos y, si es un negocio online, dejarnos ver ¡salir de nuestras pantallas, contar nuestra historia!
  • Es imprescindible llamar su atención ¡la creatividad al poder!
  • Gracias al contacto con la marca, debemos hacerles sentir que son mejores personas manteniéndolo que si no lo tuvieran.

¿Quién hace este trabajo magníficamente?

Como buena cafetera que soy no elijo Starbucks por el café. Lo elijo porque en sus locales algo hace que yo me sienta mejor.

  • Parecen magos. No sé cómo lo hacen pero siempre que llego parece que me conocen. En su oferta hay seguro 2 o 3 variedades o propuestas a las que no puedo decir no.
  • El personal que me atiende me hace sentir como si fuera un cliente que pasa por el local todos los días: “¡qué tengas un buen día Amaya!” 😉
  • Además, cuando he tenido un problema no han pretendido demostrarme nunca que son perfectos, ¿hay un rasgo más humano que la imperfección?
  • Música, novedades, especiales de Navidad o de verano… Renovación constante.
  • Si busco un momento de relax en mitad del caos, allí siempre encuentro un local inspirador y que me hace fácil la estancia.  Así que vuelvo de vez en cuando, para revivir momentos y encontrarme con otros nuevos.

¿Cómo saber si tú también lo estás logrando?

Para ser generoso, como en cualquier otro posicionamiento, no es suficiente con decirlo, sino que debe ser percibido así por nuestros clientes. Si no, de nada sirve, y poco podemos hacer.

¡Mide y analiza los resultados!

¿Te animas a ser una marca generosa? Si lo eres, o conoces alguna, me encantará leerte en los comentarios.

Compártelo


Suscríbete y recibirás píldoras de slow marketing para fidelizar.

Posts Relacionados

12 Comentarios
  • Raquel
    Publicado a las 20:33h, 29 Marzo Responder

    Amaya el concepto de generosidad, desde la perspectiva empresarial, es brutal. Yo creo que debemos ser generosos no solo con nuestro clientes, sino también con nuestro equipo y con nosotros mismos. Yo intento ponerla en práctica simplificando los pasos que deben dar mis clientes para solucionar sus problemas, así cómo intentar que siempre, siempre, entiendan el proceso de trabajo, que estén de acuerdo con él y sientan nuestra relación transparente.

    No siempre se consigue, ya que hay muchos factores a tener en cuenta y no todo están en tu mano, pero el hecho de que resuene el concepto en nuestra mente, es un gran logro.

    Si fuéramos capaces de ver el futuro con una menta más abierta podríamos darnos cuenta de la súper herramienta que nos presentas.

    Me uno a la lista de intentar llegar a la generosidad a través de mi trabajo.

    Un abrazo.

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 12:30h, 30 Marzo Responder

      Hola Raquel,

      ¡Me gusta mucho tu comentario porque nos trasladas tu caso concreto, y como tú lo trabajas en tu negocio! Claro que no todo lo podemos controlar, pero visualizarlo y tenerlo presente ayuda a trazar un camino.

      Bienvenida a la lista ¡sois varias las personas que me lo habéis comentado y tengo que pensar en algo para dar visibilidad a esta idea! A ver si se me ocurre algo interesante.

      Mil gracias

      Un abrazo

  • Cristina
    Publicado a las 17:30h, 28 Marzo Responder

    Hola Amaya,

    Me gusta este concepto de generosidad que planteas. Mira que hace días que leí el post y no lo había comentado porque me ha hecho reflexionar sobre si soy o no una marca generosa. Yo creo que sí, o al menos intento dar lo mejor en cada trabajo. Algo que me ha chocado como forma de generosidad es lo que comentas de dar soluciones sencillas, sin duda, puede ser lo más generoso que puede dar una marca a sus clientes.

    Eso sí, como dice Adela, también hay quien confunde generosidad con gratuidad. Y aquí puede ser difícil o al menos incómodo poner los límites, pero a la vez necesario porque esto no deja de ser un negocio.

    Un abrazo.

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 12:20h, 30 Marzo Responder

      ¡Hola Cristina!

      Así lo creo. Hacer ese trabajo de buscar la sencillez, a la hora de ofrecer soluciones a nuestras clientes, no es una tarea nada fácil. Supone esfuerzo, tiempo y mucha empatía.

      Los límites dicen que nos los ponemos nosotros ¿no? Lo mejor es no dejar que las decisiones externas nos controlen.

      Un abrazo fuerte

  • Ana
    Publicado a las 21:56h, 16 Marzo Responder

    Me has hecho pensar, ahora me estoy preguntando si soy generosa como emprendedora o no.

    Pienso que en mi caso dar más contenido gratuito podría ser un buen paso, aunque no el único. Tendré que seguir pensando en ello.

    Un abrazo.

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 11:03h, 20 Marzo Responder

      Hola Ana,

      Seguro que haciendo una buena reflexión y llevándolo hacia dentro, eres capaz de detectar aquello en lo que puedes ser generosa con tus clientes desde lo que eres.

      ¡A por ello!

      Un abrazo

  • Marta Viera
    Publicado a las 17:36h, 15 Marzo Responder

    Gracias Amaya. Me ha gustado mucho el post y coincido contigo. También creo que conociendo muy bien al cliente ideal puedes llegar a saber cuáles son las cosas que le vienen bien y que no tienen por qué ser grandiosas y haberte hecho sudar la gota gorda de conseguir para ayudarle (aunque a veces también…), sino frescas, innovadoras, acertadas.

    Y luego, el mayor o menor grado de generosidad… ¿No crees que viene dado también por la forma de ser del profesional “in charge” detrás de la empresa o negocio? Yo creo que el hecho de que aportar sea una estrategia de marketing tiene su origen en no sé qué mecanismo humano que salta el resorte de la reciprocidad y cuando de verdad todo eso es auténtico, seguro que se experimentan los resultados y llegan cuando uno menos se lo espera.

    Buena semana.

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 11:12h, 16 Marzo Responder

      ¡Hola Marta!

      ¡Qué bien que te haya gustado! A mi me ha encantado como lo has explicado, y coincido con tu idea. Una información amplia de nuestro cliente ideal hace que todo se simplifique.

      Por otro lado, por supuesto que el grado de generosidad viene de quien está detrás. De hecho, no creo que todas las personas al frente de proyectos estén preparadas para enfocarlo de esta manera, y no pasa nada. Lo que sí puedo decir, por experiencia, es que hacerlo trae resultados.

      ¡Feliz semana también para ti!

      Un abrazo

  • Conchi S.
    Publicado a las 17:19h, 15 Marzo Responder

    Hola Amaya,

    Pues yo me sumo a la generosidad, entendiéndola como humanidad. Es decir, poner por delante las necesidades y deseos del cliente y haciéndole sentir especial. Porque esa es la clase de conexión y de relación que yo busco con ellos. Pero, hay algo muy importante en lo que dices hacia el final, sobre medir resultados, o por ejemplo pedir feedback a nuestra comunidad, porque muchas veces aunque hacemos nuestro mejor esfuerzo en transmitir algo, después la percepción de los demás puede ser distinta. Hay que asegurarse de que lo que hacemos es justo lo que nuestros seguidores reciben, sin alteraciones.

    Gracias por los consejos, Amaya. Ahora toca seguir analizando y viendo cómo encajarlos en la estrategia.

    Un abrazo.

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 11:07h, 16 Marzo Responder

      ¡Hola Conchi!

      ¡Cómo me gusta saber que te sumas a las marcas generosas! De hecho, como seguidora de tu trabajo, creo que eres una de ellas. Si tú te consideras así, y los que estamos del otro lado lo vemos igual, el posicionamiento está funcionando y los resultados lo avalan.

      Un abrazo

  • Adela Emilia Gómez Ayala
    Publicado a las 08:48h, 15 Marzo Responder

    Hola Amaya.

    Un post muy enriquecedor, donde tocas muchos palos.

    Pero a la generosidad, con la que estoy de acuerdo, le veo un problema, y es que como en este mundo hay gente para todo, algunos no entienden la diferencia entre generosidad y gratuidad. No entienden que tú y que yo, tenemos que comer y pagar facturas!!

    Un afectuoso saludo

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 11:05h, 16 Marzo Responder

      Hola Adela,

      Muchas gracias por tu comentario.

      Hay gente para todo pero es que en toda relación hay que admitir que no todo el mundo vemos las cosas de la misma manera. Pretender que no sea así, es una utopia, así que más nos vale aprender a navegar en estas situaciones.

      Un abrazo

Publicar un comentario