empezar a conectar

2 consejos para empezar a conectar en tu negocio

Conectar…

Según la RAE, conectar significa unir o poner en comunicación dos o más elementos, ya sean personas, cosas, lugares… de forma que entre ellos pueda fluir algo.

Si hablamos de nuestro negocio, necesitamos  ampliar esta definición porque ¿no crees que también es importante conectar con uno mismo para, después, conectar con otros? ¿Y qué más hace falta para conectar con nuestros clientes y no ser invisible en el mar de la competencia?

Este mes de marzo lo vamos a dedicar a profundizar en ello ¿te apuntas?

En este primer post te hablo de la conexión y de los dos primeros pasos para conectar: la intención y los valores.

La realidad es que cada día recibimos más y más mensajes. Nosotros, al frente de nuestras marcas, tenemos el reto de conseguir que los nuestros sean los elegidos y, una vez logrado, conseguir conectar con quienes los reciben.

Lograrlo es la suma de diferentes factores que iremos viendo a lo largo de este mes, pero hoy quiero centrarme en la base para construir algo sólido.

¡El primer paso para conectar en tu negocio es querer hacerlo! Clic para tuitear

¿Por qué creo que para conectar es importante la intención?

La conexión requiere de un doble esfuerzo:

  • Buscarse a uno mismo, y mirar hacia dentro.
  • Buscar esos puntos de unión con nuestros interlocutores que nos permitirán que todo fluya.

Hacerlo requiere tiempo y mucho trabajo. Por eso creo que es importante hacerlo desde un enfoque lento, slow, y disfrutar del camino.

El primer pasito para trabajar en la intención, será saber el propósito concreto por el que queremos conectar.

Está claro que lo que estamos buscando es crear unas relaciones más sólidas que nos permitan hacer fuerte nuestro proyecto, pero es bueno dedicar un tiempo a pensarlo en relación a nuestro caso concreto, y sin dejarnos llevar por eso de “es lo que se supone que tengo que hacer”.

Se trata de que le encuentres un sentido, o varios. Si son dos o más, como nos recomiendan los expertos en productividad y gestión del tiempo, ve a por ellos de uno en uno.

Analiza, en cada uno, por qué lo quieres, si te acerca a tus objetivos de negocio, y cómo podrías lograrlo.

Una vez lo tengas claro, y para que la intención sea real, haz un hueco en tu agenda para trabajar en ello y respétalo.

No te pongas límites de tiempo. Como decíamos antes, el proceso debe ser lento y casi seguro a largo plazo. Con esto no quiero decir que tenga que ser un trabajo eterno, en la consecución de los objetivos, sino continuado en el tiempo.

Eso sí, no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy: empieza cuanto antes, hoy puede ser un buen día.

Trabajando lo anterior, e integrándolo en tus procesos, convertirás la conexión en una característica de la filosofía de tu negocio. Ya solo te queda disfrutar de los resultados y de todos los beneficios que traerá consigo.

Pero ¿por qué solo con la intención no basta?

Si tú, como yo, crees en el poder de los negocios con alma (aquellos que nacen desde lo que somos y con el propósito de ayudar en todo lo que podamos, haciendo feliz, a nuestro cliente ideal) seguramente una de tus obsesiones será crear una marca humana.

Hace mucho tiempo que las marcas son como pequeños seres con vida propia.

Seres con corazón, con necesidades básicas pero, sobre todo, con deseos. De todos ellos, el más importante, es el deseo de conquistar otros corazoncitos.

Ya sabes que eso de que llame a tu puerta, de forma espontánea, la persona de tus sueños no es casi nunca real (si te ha ocurrido, cuéntanoslo porque nos encantará saberlo).

Para conquistar corazones con tu negocio no basta con la intención y quedarte de brazos cruzados. Clic para tuitear

Antes hablaba de la importancia de mostrar el lado humano de nuestra marca e, inevitablemente, unido a ello tenemos que hablar de valores.

Entre ello, yo elijo la generosidad como uno de los valores fundamentales para mi y con mis interlocutores.

Si tú también quieres que tu marca sea percibida como una marca generosa necesitas mostrar a tu cliente ideal que te importa más allá de la venta.

Sobre conectar con el cliente, ideal o real, y construir marcas generosas vamos a hablar en el post de la próxima semana.

Para que vayas reflexionando sobre ello, comparto contigo una anotación que hice hace tiempo.

Leí un artículo, creo que en alguna revista, en el que Bella, la nieta del pintor Marc Chagall, al frente de una floristería en Nueva York decía esto:

En ocasiones salimos a la calle a regalarle flores a la gente. Yo suelo buscar a las personas con la cara más triste o preocupada. Es increíble ver el efecto que tiene una flor en el rostro de alguien”.

Tú, yo, y todos los que apostamos por negocios con alma, humanos, y generosos, somos capaces de hacer esto mismo. Solo necesitamos encontrar nuestra fórmula.

Si necesitas ayuda para hacerlo, te invito a que entres en Tu Fórmula Emocional, dentro de mi Slow Atelier, y descubras cómo te propongo que lo hagas.

Ahora te cedo el turno para que seas tú quien nos cuentes ¿qué es para ti la conexión y cuál es el valor que mejor la define en tu marca?  

Compártelo


Suscríbete y recibirás píldoras de slow marketing para fidelizar.

Posts Relacionados

6 Comentarios
  • Conchi S.
    Publicado a las 20:14h, 14 Marzo Responder

    Hola Amaya,

    Yo me quedo con la parte más humanista de la conexión. De hecho, si nuestra intención es el conectar con otras personas, hay que prestar atención al trato, a entenderlas, a escucharlas sinceramente, a preocuparte por ellas. Me gusta mucho que comentes que esto es un proceso que lleva tiempo, porque la paciencia es una virtud que nos ayuda mucho en un emprendimiento con alma, como los que propones, en los que las cosas se cuecen a fuego lento, sin prisas.

    Creo que cuando nos centramos en los “me han dicho que lo haga así”, perdemos parte de esa esencia humanista tan necesaria para conectar de verdad con los demás.

    Me ha parecido un post precioso, muchas gracias.

    Un abrazo.

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 11:02h, 16 Marzo Responder

      ¡Hola Conchi!

      Hablamos de personas, así que no podemos olvidarnos de lo humano. Trasladado a nuestras marcas, necesitamos hacer todo lo posible por humanizarlas. Esto implica, necesariamente, saber lo que uno y otro queremos para no dejarnos llevar por la inercia y crecer.

      El tiempo es un tesoro para muchas cosas, y saberlo valorar es estupendo.

      Muchas gracias a ti por acompañarme.

      Un abrazo fuerte

  • Aleja Marin
    Publicado a las 04:33h, 12 Marzo Responder

    ¡Hola!

    Me gusta la esencia que tiene este artículo y me pusiste a pensar un rato.
    Una de las cosas que me propuse cuando comencé con lo que hoy es mi proyecto de vida profesional, fue conectar con otras mujeres como yo, deseando desarrollarse a nivel humano y pudiéndolo integrar a la expresión de su imagen externa.
    Para ello no sólo pensé en mis valores que como bien dices, importan mucho, sino en características de mi personalidad (Como ser amorosa, alegre y empática) que he buscado reforzar con los años y con las que me he dado cuenta que puedo dejar huella en alguien.
    Hasta hora no sé si eso me ayude a conectar a un nivel más profundo con mis seguidoras, pero trato de que así sea…espero ir por buen camino.

    Un abrazo

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 09:18h, 13 Marzo Responder

      ¡Hola Alejandra!

      En un caso como el de tu negocio, la conexión es tan importante. A mi me gusta mucho la forma que tienes de hacerlo, trabajando desde el interior.

      Además, por lo que nos cuentas, has dedicado tiempo a conocer cuáles son los valores que te caracterizan e integrarlos en la esencia de tu proyecto para dejar huella. Estoy convencida de que esto te estará ayudando a conectar con tus seguidoras, y de que estás en el camino correcto. La base la tienes trabajada, ahora se trata de que la sigas dejando ver y reflexiones sobre cómo puedes ayudar a tus clientes desde ahí.

      Me encantaría que compartieras con nosotros tus avances.

      Un abrazo fuerte

  • Cristina Navarro
    Publicado a las 10:49h, 10 Marzo Responder

    Hola! me ha gustado mucho y estoy de acuerdo contigo. Hoy en día necesitamos tener muy claro que aparte de una identidad de marca necesitamos darnos a conocer, que el cliente vea quien está detrás. Eso humaniza la compra y hace que además, todo este sistema económico de comprar y vender sea mas amable. Ayer me llegó un paquete con un material que pedía Japón y venía con una pequeña nota, sin cuidar mucho el diseño, y ponía..”.estas comprando este producto a una familia. Nos encantaría tener tu feedback.” Me encantó. Me llegó al alma. ¿cómo no vas a darles feedback?

    • Soy Emoworker
      Publicado a las 09:10h, 13 Marzo Responder

      ¡Hola Cristina!

      Cuando los proyectos son tan personales, como los nuestros, es importante dejarnos ver, darnos a conocer… porque desde ahí podemos trabajar la diferencia. Además, como tú dices, humanizamos el proceso de compra y lo hacemos amable (lo has expresado perfectamente).

      Experiencias como la que tú compartes, hacen que una compra vaya más allá de un intercambio de dinero por producto, y la convierten en algo que no vas a olvidar tan fácilmente. Incluso desde ahí surge el inicio de una conversación.

      Muchas gracias por compartirlo con nosotros

      Un abrazo fuerte

Publicar un comentario

Este contenido es visible para los suscritores. Pon tu correo para acceder o registrarte.
Su información no será compartida con terceros.